Atentado metros del congreso: balearon un funcionario e hirieron a un diputado

En horas de la mañana comenzaba la jornada en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y el día se prestaba para ser un jueves que respetara lo cotidiano: mucho movimiento, quizás alguna marcha, el movimiento de ejecutivos, comerciantes y trabajadores por la zona, y un ámbito donde los representantes del Congreso Nacional se movilizan mesclándose entre los ciudadanos.

Pero hoy jueves queda en la historia de la inseguridad y desprotección a la que CIUDADANOS de a Pie, sin distinción de mérito o jerarquía social. Donde todos los casi 50 millones de argentinos parecemos ahí sí tener «igualdad», como lo promulga la Carta Magna de la Constitución Nacional: los delincuentes atacan a toda hora, en todo lugar y sin importar mucho quién está en frente. Igual sucede con el narcotráfico, secuestros, violencia de género, las desigualdades que ocasiona la situación económica, etc.

Pero con el correr de las horas, se pudo saber con más certezas y datos, menos versiones y trascendidos, que los atacados eran importantes funcionarios del Estado: el colaborador funcionario de La Rioja y el diputado nacional. Uno muerto por disparos, el orto herido y por estas horas aún luchando por su vida.

Los disparos salieron de un auto, que por horas del mediodía ya se disponía de imágenes tomadas por una cámara no monitoreada de manera permanente, sino de las que se usan para grandes actos y movilizaciones del Presidente, concentraciones, control puntual cuando se requiere. Eso aclararon funcionarios y después fue manifestado con jerarquía por la Ministra de seguridad.

Pero, y en una de las zonas más monitoreadas, seguras y vigiladas 24×365, en rededor del Congreso de la Nación Argentina, ahí donde incluso carteristas no se atreven a merodear, ahí sucedió un verdadero atentado contra la Investidura e Integridad de dos importantes funcionarios representantes de la Democracia Argentina.

Un auto esperando minutos antes, siendo las 6:50 AM, disparos múltiples contra los dos peatones, y llamados a la policía desde un vehículo que circulaba y no intentó detenerse por la feroz ráfaga de proyectiles. Un ciclista que iba camino al trabajo se acerca, al esperar la policía y alejarse por (aparente) pedido de uno de los heridos, también se moviliza metros más allá a realizar un llamado.

Noticia en desarrollo…

Advertisements

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *